Recuento de moradas 14

Navego hacia México a donde, como periodista, he sido invitado a acompañar una excursión oficial promovida con el objeto de mostrar a un grupo de industriales cubanos ciertos aspectos del renuevo económico del país, después de catorce años de una revolución que parece terminada (?) después de haber logrado (?) sus propósitos. Para mí, es la gran emoción del primer viaje. Y de un primer viaje, además, que viene a dar enorme relieve a mis cavilaciones suspensas entre Montparnasse y el Anáhuac. Allá, lo
universal y necesario: la evolución de la las formas, de los modos de mirary de entender, y también de escuchar y de entender por los oídos, y también de leer y descubrir con los ojos del entendimiento; aquí, a esta ciudad de la Veracruz, a la que el buque que me lleva se va aproximando, una realidad contingente, mía y de todos los que nos hallamos del lado de acá del Océano, una problemática de formas, de sonidos, de textos, que nos conciernen a todos por igual.

Adjunto Tamaño
14.pdf 83.75 KB