Coloquio en La Habana: la Guerra Civil Española y los tiempos actuales

En los últimos días de noviembre sesionó en la Fundación Alejo Carpentier, otrora mansión de los condes de la Reunión, el coloquio Valencia 1937 / La Habana 2017: Intelectuales, Política y Cultura que reunió a investigadores, ensayistas y profesores de Cuba, España, Estados Unidos y otras partes del mundo.

En la cita los participantes se propusieron reflexionar acerca del lugar que ocupó el II Congreso de Intelectuales en Defensa por la Cultura (1937) en los debates de los años treinta de la pasada centuria y específicamente en el contexto de la Guerra Civil Española. Igualmente, este coloquio de La Habana meditó sobre la importancia de la relación entre política y estética en nuestros días, ahondó en el rol que pueda ejercer la cultura contemporánea en la lucha contra ciertos procesos políticos del presente, peligrosos para la dignidad humana, así como analizó el modo en que la cultura crítica actual contribuye a la articulación y extensión de una imaginación política antagonista, que permita vislumbrar nuevas formas de ser en común y abrir el camino hacia la construcción social de otras lógicas de vida.

Así, en el coloquio sobresalió, entre otras, una intervención que repasó un grupo de crónicas y memorias que enfocan la guerra civil de España como un conflicto entre fascismo y libertad. Esta perspectiva es diferente a ciertos discursos historiográficos, incluso actuales, que desde una óptica franquista han interpretado la contienda bélica como un problema nacional, en un intento por enmascarar la impunidad de los golpistas.

Igualmente, otras ponencias examinaron la manera que las escritoras Luisa Carnés y María Teresa León enfocaron en sus obras la participación de la mujer en el panorama sociopolítico de los años treinta del pasado siglo. Sus miradas que horadan en la relación entre mujer y sociedad coinciden en más de un punto con los criterios renovadores de la contemporaneidad. Luisa Carnes (1905-1964), quien en los años de la Guerra Civil mantuvo un activo periodismo militante a favor de la república, escribió novelas y cuentos medularmente marcados por su condición de mujer y su ubicación social proletaria. Camarera, trabajadora de un taller textil, taquimecanógrafa, entre otros oficios, Carnés debía cumplir su jornada laboral, día a día, para luego, fiel a su vocación, entregarse a la escritura de sus narraciones. Peregrinos del calvario (1928), Natacha (1930) y Tea Rooms. Mujeres obreras (1934), novelas en que reflejó sus vivencias como obrera, se enmarcan en la literatura social, pues expuso problemas vigentes aún en el presente. En 1939, al finalizar la Guerra Civil, Carnés se exilió en México, país en que vivió hasta su fallecimiento. Voz subalterna que testimonia desde su clase social sus experiencias y preocupaciones, el legado de Luisa Carnés, prácticamente desconocido en la actualidad, constituye una valiosa contribución a la emancipación de la mujer.

En cuanto a la obra de María Teresa León se examinó la manera en que esta aborda la figura de la miliciana en algunos de sus relatos publicados en revistas y periódicos de los años treinta. Para entonces, ya León había tratado temas sobre la cultura y la emancipación de la mujer en artículos periodísticos. Fundadora junto con Rafael Alberti de la revista Octubre en 1933, en los años de la Guerra Civil Española, León participa asimismo en la fundación de la revista El Mono Azul y colabora activamente en la evacuación de las obras de arte del Museo del Prado, entre otras acciones en apoyo a la causa republicana. Luego, sus vivencias en el conflicto bélico español las plasma en la novela Contra viento y marea, mientras en Memorias de la melancolía, otro importante texto de signo autobiográfico dentro de su producción, ofrecerá al lector los entretelones de la historia española de gran parte del siglo XX. El tratamiento de la miliciana en los relatos de María Teresa León ilustra el activo desempeño que en el espacio público tuvo la mujer española durante la Guerra Civil y su ruptura con los tradicionales roles de género, al tiempo que jerarquiza sus potencialidades y aptitudes, en un enfoque renovador y sugerente.

Otras ponencias se ocuparon de la participación de los escritores latinoamericanos al II Congreso de Intelectuales. De esa forma, se dilucidó la influencia que en la obra de Pablo Neruda ejerció España y el ambiente intelectual de Madrid y otras ciudades del país ibérico, así como el lugar que ocupó el poemario España en el corazón en su trayectoria creativa, un título que además prefigura los temas y la estructura de Canto general, su magna obra. También, otras intervenciones analizaron la poética política de Cesar Vallejo y su participación en el Congreso de 1937.

De igual interés resultaron varios textos presentados en el coloquio sobre la preocupación que los escritores cubanos Lino Novás Calvo, Marcelo Pogolotti y Nicolás Guillén tuvieron sobre el peligro que representaba la amenaza fascista para el futuro de la humanidad. El hallazgo de un relato de Novás Calvo, basado en pasajes de su vida, trajo a colación la participación del autor de Pedro Blanco, el Negrero en el conflicto bélico español, quien se afilió a las fuerzas republicanas, formó parte del Quinto Regimiento y colaboró en Ayuda, semanario de Socorro Rojo Internacional. La convicción antifascista del también pintor Marcelo Pogolotti fue ilustrada con el análisis de un grupo de guiones de radio de su autoría signados por un profundo espíritu antibélico, el repaso de su serie pictórica Nuestro Tiempo de marcado carácter social y la cita de algunos de sus artículos periodísticos. La participación de Nicolás Guillén como delegado al II Congreso de 1937 mostró el interés del autor de Motivos de son por la causa republicana. Su disertación en dicho encuentro de intelectuales sobre el nexo entre raza y fascismo, calificada de admirable por Juan Marinello, la publicación en el país ibérico de su cuaderno España. Poema en cuatro angustias y una esperanza y algunos de sus artículos sobre la Guerra Civil constituyen muestras de su apoyo a la lucha antifascista del pueblo español.

Mientras, las intervenciones sobre Alejo Carpentier profundizaron sobre la presencia de España y la Guerra Civil en páginas inéditas de la novela La consagración de la primavera, esclarecieron el vínculo de la serie periodística España bajo las bombas (1937) con las crónicas y artículos que sobre la patria de Cervantes escribió anteriormente el narrador cubano y recordaron la representación que la Numancia de Cervantes tuvo en el Teatro Antoine de París, bajo la dirección de Jean-Luis Barrault, quien la calificó como una contribución a los republicanos españoles.

Intenso y prolífico en temas y puntos de vistas, el coloquio Valencia 1937 / La Habana 2017: Intelectuales, Política y Cultura ilustró la importancia de la memoria histórica así como los modos en que se manifiesta la relación entre política y estética en el momento actual. Conclave de la reflexión, su ejercicio significó también un repaso en el acontecer de los sucesos políticos y las tendencias ideológicas, de las manifestaciones culturales y las expresiones artísticas en los siglos XX y XXI, un intento, en definitiva, por conocer mejor al ser humano de estos tiempos.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA

Esta pregunta es para comprobar que usted es un usuario humano.

Image CAPTCHA

Datos de Contacto

Presidencia e Investigación

Calle E #254 entre 11 y 13, Vedado, La Habana, Cuba CP 10400

Teléfonos: (+53) 7 832 7186, (+53) 7 833 4155, (+53) 7 833 4170, (+53) 7 835 0078

Promocional y Cultural

Empedrado No. 215 e/ Cuba y San Ignacio, Habana Vieja, Habana 1 CP. 10 100

Teléfonos: (+53) 7 861 3667, (+53) 7 861 5506