Claves para entender el cine de Miguel Littín en FilminLatino

“La vida implica un reto permanente todos los días”, en palabras de Miguel Littín, —condecorado con la Medalla Cineteca Nacional 2017— “eso es la maravilla del cine, capta lo que ocurre; es un asunto que no está en manos de profetas, sino de cineastas que tienen la capacidad y la voluntad para atrapar hechos inesperados”.

Así lo dijo a unos días de haber recibido uno de los máximos reconocimientos cinematográficos otorgados en México. Tomando ese desafío en sus manos fue que el cineasta venido del exilio se las arregló para no claudicar a las reglas del Nuevo Cine Latinoamericano.

En una charla para FilminLatino, Littín remembró cuál era el espíritu que movió la producción progresista de cine por todo el continente desde la década de los años sesenta. “Encontrar la identidad de América Latina, comprometerse con los hombres y la realidad del continente, ser coadyuvante en la lucha de encuentro de la identidad americana en la literatura, la pintura, la poesía y las demás artes del continente” eran las apuestas que el Nuevo Cine Latinoamericano debía jugarse”. Posteriormente, Littín señala: “las grandes claves estéticas del continente siguen estando en la pintura mural de Siqueiros, de Rivera y Orozco; están en la literatura de García Márquez, están en Carpentier, en Octavio Paz, en Neruda, y sobre todo en Juan Rulfo.

Y es que un hito en la historia de la cinematografía quedó asentado a partir de 1968, cuyo cambio paradigmático tras el mayo francés tuvo reflejo en varios países de América Latina. En aquellos años, la tradición fílmica fue de carácter plenamente periodístico, militante o indigenista. El fuerte tono de denuncia como forma discursiva en el cine cobró más que nunca presencia en Argentina, Chile y México, y atravesó también las producciones audiovisuales de Bolivia, Brasil, Colombia, El Salvador, Nicaragua y Guatemala.

Prueba de ello, películas de corte documental como La hora de los hornos (Solanas y Getino), La batalla de Chile (Patricio Guzmán) o El grito (Leobardo López Aretche) narraron la violenta transición hacia una pretendida democracia que azotó a los pueblos latinoamericanos. Igualmente ficciones como Tres tristes tigres de Raúl Ruiz o El chacal de Nahueltoro de Miguel Littín ensamblaron épicas de corte realista para revelar las condiciones estético políticas de aquel Nuevo Cine.

Sobre su llegada a México, el director de Allende en su laberinto recuerda quiénes fueron sus aliados cuando, impartiendo todavía clases en el CUEC, inicia el rodaje de Actas de Marusia. “Todos ellos conformaban un grupo de amigos muy solidario: Felipe Cazals, Arturo Ripstein, El perro Estrada, Alberto Isaac, Gonzalo Martínez, todo el polo progresista del cine mexicano de la época me acogió previo a la filmación de Actas en ese entonces”.

Dicho en voz de Gabriel García Márquez hace varios años, Miguel Littín se sumergió en trasladar a imágenes “la aventura humana” y en el marco de la retrospectiva que hoy se dedica al director chileno en Cineteca Nacional, dos de sus películas pueden verse fuera de la Ciudad de México en la plataforma de cine en streaming FilminLatino.

En primer lugar, El recurso del método, basada en la novela de Alejo Carpentier, cuya narración central ocurre en una dictadura. Su protagonista es la suma y esencia de varios gobernantes que han ejercido poder absoluto en los países latinoamericanos. El otro título disponible en FilminLatino es Actas de Marusia, obra máxima de Miguel Littín que impactó no sólo en términos de taquilla, sino en el terreno social y político. Después del golpe de estado en su país, el director decidió radicar en México y dirigir esta película en 1975. El largometraje fotografiado por Jorge Stahl hoy puede verse de manera online paralelamente a los títulos del director que serán exhibidos durante el mes de noviembre.

A cuatro décadas de la aventura de Miguel Littín con el cine mexicano, el director continúa su labor como cineasta y docente, comprometido con la formación de nuevos directores de manera pública y gratuita en la Universidad de O’Higgins, en Chile.

“Cada generación tiene un desafío en su relación con la realidad y ahí es donde están los nuevos cineastas, hombres y mujeres realizando películas que son muy importantes, porque nos hacen permanecer en el tiempo y hacen que el legado se transmita y haya una proyección de la cultura continental. Hay películas notables porque se exhiben en festivales, hay un gran movimiento sin duda. Las cinematecas son una muestra del alcance que ha tenido el cine latinoamericano hoy en día”, pero para Miguel Littín el mayor desafío es atravesarse por la vida y alcanzar a ver lo que está ahí.

Tomado de La Jornada, http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2017/11/14/claves-para-entender-la-fi...

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA

Esta pregunta es para comprobar que usted es un usuario humano.

Image CAPTCHA

Datos de Contacto

Presidencia e Investigación

Calle E #254 entre 11 y 13, Vedado, La Habana, Cuba CP 10400

Teléfonos: (+53) 7 832 7186, (+53) 7 833 4155, (+53) 7 833 4170, (+53) 7 835 0078

Promocional y Cultural

Empedrado No. 215 e/ Cuba y San Ignacio, Habana Vieja, Habana 1 CP. 10 100

Teléfonos: (+53) 7 861 3667, (+53) 7 861 5506