A los amigos de la Fundación Alejo Carpentier

Con el paso de Irma, nuevamente un huracán interfiere en la vida cotidiana del Caribe y en particular de Cuba. A pesar de conocer del azote de estos fenómenos meteorológicos en la región, entre los meses de junio a noviembre, nunca dejan de impactar las severas consecuencias que un huracán acarrea en la economía y el entorno urbano y rural, así como tampoco su incidencia en el normal desarrollo de los quehaceres y afanes, tareas y ocupaciones de los hombres en este lado del mundo.

Las huellas de los ciclones fueron objeto de meditación por Carpentier. Ya con temprana edad se empeñó en la elaboración de un texto acerca de estos eventos mientras, en su primera novela ¡Écue-Yamba-Ó! destina unos capítulos a describir los efectos del ciclón en el campo cubano. Allí revela la vulnerabilidad del ser humano ante el impetuoso despliegue de las fuerzas de la naturaleza. En El siglo de las luces el ciclón, con su acción destructiva, trastorna el acontecer diario de la Habana de fines del siglo XVIII, pero se observa igualmente el empeño de sus moradores en resarcir los daños haciendo gala de una visceral capacidad de respuesta.

Tras el paso de los huracanes por Cuba, como señaló Carpentier en sus obras, los habitantes de la isla se disponen de inmediato a restablecer el orden que ha sido trastocado abruptamente. Esta reacción, debido a la periodicidad de estos fenómenos en la región caribeña, forma parte ya de una tradición frente a la hostilidad desatada por la naturaleza.

En los días pasados, la violencia del embate del huracán Irma fue en extremo significativa para el territorio cubano. Este huracán, que arremetió con vientos, en ocasiones superiores a los 250 kms por hora, sobre gran parte del litoral norte del territorio cubano, afectó a casi todas las provincias del país. Actualmente, la isla se esfuerza en restablecer los modos de vida y las labores cotidianas.

Por su parte, ante la presente situación, la Fundación Alejo Carpentier informa que la sede de nuestro centro ubicado en El Vedado, otrora residencia del autor de Los pasos perdidos, no sufrió daño alguno con el huracán Irma. Los documentos del archivo y la biblioteca personal del autor cubano se encuentran en perfecto estado de conservación. La institución, por tanto, continúa prestando sus servicios de consulta a investigadores e interesados en el orbe carpenteriano. Asimismo ofrece su solidaridad a todos aquellos que han sido damnificados por el embate de este terrible fenómeno meteorológico.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA

Esta pregunta es para comprobar que usted es un usuario humano.

Image CAPTCHA

Datos de Contacto

Presidencia e Investigación

Calle E #254 entre 11 y 13, Vedado, La Habana, Cuba CP 10400

Teléfonos: (+53) 7 832 7186, (+53) 7 833 4155, (+53) 7 833 4170, (+53) 7 835 0078

Promocional y Cultural

Empedrado No. 215 e/ Cuba y San Ignacio, Habana Vieja, Habana 1 CP. 10 100

Teléfonos: (+53) 7 861 3667, (+53) 7 861 5506