UN MANIFIESTO POCO CONOCIDO

El 4 de julio de 1937, el Comisario Jefe del puesto fronterizo franco español de Portbou adscrito a la Dirección General de Seguridad, anotó en su libro Registro de relación de viajeros la entrada al país, el día anterior, de varios latinoamericanos. Entre quienes llegan a esta población catalana se encuentran los mexicanos Juan Pellicer, José Mancisidor, Octavio Paz y Elena Garro, los chilenos Ricardo Reyes (nombre con el cual viajaba Pablo Neruda) y su compañera Delia del Carril, así como los cubanos Juan Marinello, Nicolás Guillén, Alejo Carpentier, Félix Pita Rodríguez y Leonardo Fernández Sánchez.

Los jóvenes intelectuales que habían ingresado a España se dirigían a Valencia para asistir al II Congreso Internacional para la Defensa de la Cultura, que tendría su sesión inaugural en el ayuntamiento valenciano. Como llevaban un día de retraso respecto a los otros participantes del cónclave en defensa de la República Española frente a la asonada militar, deben ir a toda velocidad, pero esto no es óbice para que se detengan en Gerona y recorran la ciudad. Junto con los latinoamericanos viajan los franceses André Malraux, Claude Avelline y André Chamson. Luego pasan la noche en Barcelona, para partir al día siguiente hacia Valencia. El día 5 los congresistas se dirigen a Madrid donde permanecerán hasta el 9 de julio. El 10 de julio volverán a reunirse en Valencia; al día siguiente lo harán en Barcelona. El congreso finaliza en el parisino Theâtre de la Porte San Martin el 16 de julio. Han sido días de intensas emociones.

Como una manera de luchar a favor de la República Española, los latinoamericanos deciden redactar y dar a la publicidad un manifiesto dirigido a los intelectuales y periodistas del continente para que difundan la verdad de lo que acontece en el conflicto español; para ello no debían rehuir el llamado de sus conciencias, “obra de la más amplia y pura superación humana”. Aunque este poco conocido llamado a la solidaridad apareció publicado en la revista Mediodía el 11 de octubre, es decir, varios meses luego de concluido el congreso de Valencia, se puede inferir que fue redactado entre los días 5 y 9 de julio, cuando se efectuaban las sesiones en el Madrid sitiado.

Mediodía fue una publicación mensual. Su primer número apareció en junio de 1936. En su comité editorial se encontraban, entre otros, Nicolás Guillén, Aurora Villar Buceta, Carlos Rafael Rodríguez, Ángel Augier y Juan Marinello. En las páginas de esta publicación tuvieron amplia divulgación las sesiones del congreso, así como la lucha del pueblo español frente a la asonada franquista.

 

Apelación desde Madrid, a los escritores hispanoamericanos

Compañeros:

Nos dirigimos a ustedes desde Madrid y desde el seno del Segundo Congreso de Escritores para la defensa de la Cultura. Quisiéramos que nuestra voz tuviera la fuerza de la coyuntura histórica que la anima, que esta cordial apelación fuese oída con antelación y entusiasmo por todos los que en nuestra América cumplen oficio de escritor.

Hemos recorrido buena parte de España, visitado Cataluña, visitado Valencia y vivido en Madrid, hemos tocado en mas valida entraña el caso español. En todas partes hemos advertido la monstruosidad del crimen fascista y la heroicidad insuperada de los combates. Desde la frontera francesa hasta el corazón de la península hemos comprobado los estragos de la barbarie facciosa y admirado el coraje y firmeza del Ejercito del Pueblo. En Valencia fuimos sorprendidos por un criminal bombardeo aéreo realizado en horas de la madrugada sobre la población no combatiente, en Madrid hemos presenciado durante varios días el ataque combinado de la artillería y la actuación de los sitiadores cebándose, como siempre, sobre la carne inocente.

Nuestra condición de escritores nos fuerza a denunciar los continuos y sistemáticos ataques del fascismo a la cultura, obras arquitectónicas y escultóricas de mérito impar, bibliotecas valiosísimas, ciudades de insuperable significación histórica, han sido destruidas por la metralla fascista. El fascismo ha probado definitivamente en España su condición de fuerza regresiva y anti humana. Nuestra conciencia de hombres nos obliga a decir a Hispanoamérica que la agresión cometida contra España por el fascismo internacional es el hecho más abusivo, cruel y alevoso de los tiempos actuales.

Estamos en días en que el escritor no puede rehuir su deber de hombre. Su decisión en la pugna española no puede producirse sino a favor de un pueblo noble y entero y contra el ataque de la barbarie mundial. Sabemos que, como en España, los intelectuales más valiosos de nuestras patrias están junto al pueblo español. Importa ahora el cumplimiento activo y eficaz de la adhesión. Exaltar los aspectos de la lucha, definir su naturaleza y significado, ofrecer la más fiel y actual información sobre los sucesos militares y políticos del pueblo español, divulgar las depredaciones del fascismo, mostrar la trascendencia universal de la tragedia, deben ser preocupaciones centrales de nuestro hombre de letras y de pensamiento.

Hispanoamérica posee una tradición que no puede traicionar: nuestros mejores escritores del pasado vivieron apasionadamente lo público; ello marca su grandeza espiritual. Los días que corren obligan a una pareja actitud ennoblecida y enriquecida de sentido universal. España es el futuro de todos los pueblos de Hispanoamérica. Trabajando por el triunfo de España trabajará el escritor nuestro por el triunfo de Hispanoamericana al mismo tiempo que realiza una obra de la más amplia y pura superación humana. Que la realice cada día con más entusiasmo y consciencia. Le pedimos desde Madrid la heroica, asombro de la tierra y honor del linaje humano.

Juan Marinello - Pablo Neruda - Nicolás Guillen - Vicente Huidobro - Cesar Vallejo - Carlos Pellicer - Raúl González Tuñón - Alberto Romero - Alejo Carpentier - José Mancisidor - Vicente Sáenz - Félix Pita Rodríguez - Pablo Rojas Paz - Cayetano Córdova Iturburu - Octavio Paz - Leonardo Fernández Sánchez. Revista Mediodía. Lunes, 11 de octubre 1937 ( p.9)

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA

Esta pregunta es para comprobar que usted es un usuario humano.

Image CAPTCHA

Datos de Contacto

Presidencia e Investigación

Calle E #254 entre 11 y 13, Vedado, La Habana, Cuba CP 10400

Teléfonos: (+53) 7 832 7186, (+53) 7 833 4155, (+53) 7 833 4170, (+53) 7 835 0078

Promocional y Cultural

Empedrado No. 215 e/ Cuba y San Ignacio, Habana Vieja, Habana 1 CP. 10 100

Teléfonos: (+53) 7 861 3667, (+53) 7 861 5506