FUENTES Y CARPENTIER, DIÁLOGO ININTERRUMPIDO

FUENTES Y CARPENTIER, DIÁLOGO ININTERRUMPIDO

Alejo Carpentier se derrumbó al término de una de sus habituales jornadas de intenso trabajo. Permanecían en su es­critorio papeles diversos, página de su "Verídica historia" apenas esbozada, los libros consultados para abordar la época de Pablo Lafargue y una versión original de una conferencia leída por Carlos Fuentes en la Maison de l'Amérique Latine.

Como sus coetáneos del mal llamado boom latinoameri­cano, Carlos Fuentes reconoció siempre en Carpentier a un precursor y maestro. Más precoz que Vargas Llosa y García Márquez, el mexicano tenía ya obra publicada en el año del triunfo de la Revolución cubana. Pudo compartir con escrito­res de generaciones precedentes las actividades en torno al primer concurso literario de Casa de las Américas. Comenzó así una amistad que, a pesar de las discrepancias políticas se mantendría hasta la muerte del autor de El Siglo de las Luces. Debió existir entre ambos un intercambio epistolar animado por la publicación de sus respectivas novelas. Alejo fue poco meticuloso en la conservación de sus documentos perso­nales. En los fondos de la Fundación Carpentier pueden en­contrarse fragmentos deshilachados de un epistolario con interlocutores cubanos, latinoamericanos y europeos. De esta papelería rescatamos hoy cartas reveladoras de un diá­logo intenso y sostenido con Carlos Fuentes.* Hubo espacio para la broma, aunque los textos revelan algunas obsesiones compartidas por ambos escritores, inmersos en la perma­nente renovación de la novela histórica.

Como restos de un naufragio depositado en la arena, las cartas revelan inquietudes de escritores despojados de mezquinas rivalidades. Fuentes observa en El recurso del método el fluir del tiempo narrativo. Reconoce en la obra del otro soluciones a cuestiones técnicas que también le atañen. Por su parte, Carpentier descubre en Terra Nostra preocupaciones que le son afines. Su mensaje a Fuentes es breve. Más explícito con otros corresponsales, comenta la contraconquista de España por América, asunto abordado por él en el gran carnaval de Concierto barroco, y destaca los pasajes referidos a la construcción de El Escorial en con­trapunteo esperpéntico bien barroco con la muerte.

El intercambio de observaciones críticas entre escritores pertenecientes a generaciones sucesivas ilumina procesos de continuidad y ruptura en el camino hacia la cristali­zación de nuestra novelística. Suscitan, a mi entender, re­flexiones de mayor alcance acerca del gran viraje de nuestra literatura en el decursar del siglo xx. En el plano ético, el acer­camiento lúcido a los valores de uno y otro revela infrecuen­te generosidad de alma y una encomiable postura ética.

Paradigmas de la novela moderna, Proust y Joyce res­catan la memoria horadando el subsuelo de un minúsculo espacio, Combray o Dublin. Carpentier y Fuentes constitu­yen una memoria cultural abarcadora de un relato secular en ambas orillas del Atlántico. Al modo de Marco Polo, es la novela de la apropiación.

El mercado literario intentó enfrentar a Carpentier y a Fuentes en el concurso "Rómulo Gallegos". Terra Nostra se alzó con el premio. Era el proyecto de apropiación más am­bicioso. Al mismo tiempo, en breve volumen, El arpa y la sombra proponía, con su juego de perspectivas, un nuevo modo de acercarse a la historia.

Graziella Pogolotti

 

Londres, 12 de julio de 1968

Querido Alejo:

Solo una nota, primero para agradecerles los espléndidos moros con cristianos y las gratas horas con ustedes; segundo, para informarte que estaré en París del 26 de julio al 6 de sep­tiembre, en 10, Quai d'Orléans, Tel. DAN 1850, y nada me agra­daría más que aterrizar (o en mi caso, destrenizar) e ir a celebrar el aniversario de la revolución con ustedes. ¿Quisieras hacerme llegar una invitación a la dirección mencionada? Otrosí: Gabriel García Márquez también estará en París en esa época, y como ya nos hemos dado cita por adelantado en la Embajada de Cuba, no estaría mal enviarle una invitación. El vivirá c/o Paul Coulaud, 17 Rué Guenegaud, Paris VI.

Aprovecho los últimos días en Londres para terminar mis lecturas santannescas en el British Museum. José Emilio Pache­co está terminando un trazo magistral de Porfirio Díaz. Espero que para septiembre tengamos los materiales.

Hasta muy pronto, un afectuoso saludo a tu mujer y para ti la vieja amistad y admiración de,

Carlos Fuentes

 

12 de agosto de 75

Mi querido y admirado Alejo, acabo de aprovechar unos días de vacaciones en la Costa Azul para leer -muy apropiadamente, y con la seguridad de encontrarme a Ofelia convertida en ancianita a la vuelta de cualquier esquina- la espléndida Recurso del método.

Creo que es una de las cumbres auténticas de nuestra novelística. Nunca he experimentado en una novela nuestra tal sensación temporal: de tiempo que fluye, se construye, se disminuye, se renueva: no sé si sea aventurado decir que este hacerse del tiempo es el verdadero personaje de la hermosísima obra; en todo caso, ni esa poderosa impresión de temporalidad, acaso los personajes, y sobre todo el Primer Ma­gistrado, carecerían de esa gravedad trágica que las arranca del anecdotario de las dictaduras nuestras y nos hiela la sonrisa cómplice o benévola para radicarnos en la tierra: aterrarnos, sí, ante ese espectáculo de la lucha con el tiempo. Recursos del método: recursos del tiempo: recursos del poder.

Te envidio, querido Alejo, tus 70 años: lo has celebrado con una obra de frescura juvenil y de sosteni­da imaginación cuyo lenguaje no flaquea ni un solo momento. Ojalá que podamos, los que te seguimos, emularte.

Solo un reparo: ciertos errores en la lengua inglesa que, por lo menos en la edición mexicana, afean el texto:

The Star Spangled Banner, y no the The Star and Spangled Banner -Quaker oats (que es siempre plural) -Thomas Meighan -y esas pálidas viejas pintadas por Grant Woods son The Daughters of the American Revolution! (D. A. R.).

Un abrazo lleno de admiración de tu viejo amigo y mi cariño para Lilia,

Carlos

 

Paris, 6 de abril de 1977

M. Alexis MÁRQUEZ RODRIGUEZ

Urbanización "San Luis"

Calle Loma Azul Quinta Amarrita El Cafetal Caracas

Muy querido amigo:

 

Por fin recibí los libros pedidos que me llegaron vía Cuba. Así que no te inquietes por esto pues me bastan ampliamente.

También tomo nota de la información que me envías acerca de la edición pirata de Letra y solfa, que te hicieron en el cono sur. No te sorprendas por ello. Esas gentes han llegado a publi­car una novela mía que no he escrito nunca, recogiendo frag­mentos de prosa, inconexos, publicados en distintas revistas y en distintas épocas. Esas son las costumbres editoriales de esos señores.

Lo que te aconsejo es que nos ayudes, a todos los escritores latinoamericanos a luchar contra ese aprovechamiento escan­daloso de nuestras obras por parte de gente sin conciencia -ni escrúpulo, llevando tus reclamaciones con el mayor rigor y me­tiéndoles un pleito por la cabeza si fuese oportuno hacerlo. Lo interesante del caso es que ellos siempre pierden ese pleito con­fiados en que nosotros, por ignorarlo, no intentamos nunca una acción legal.

Espero los resultados del concurso de este año. Te diré que, para mí, el gran finalista es Carlos Fuentes. Considero que su Terra Nostra es un libro difícil de leer, pero de una calidad pro­digiosa que habrá de marcar una fecha capital en los anales de la literatura latinoamericana contemporánea. Bastaría con los capítulos que Fuentes consagra a la construcción de El Escorial para que su nombre figurase en todas las antologías. El "náu­frago" que aparece en su novela es el de la primera "Soledad" de Góngora. Veo, en este libro capital, una especie de reconquista de España por el criollo de América Latina.

Lilia le manda muchos abrazos a tu "monstruo" y yo igual­mente a los dos. Tuyo.

Alejo Carpentier

 

Paris, 8 de junio de 1977

Sr. Carlos FUENTES

AMBASSADE DU MEXIQUE

9 Rue de Longehamps

75016 PARIS

Mi querido Carlos:

Dos líneas para decirte que Ángel Rama recibió con júbilo el texto de tu conferencia. Me dice que es exactamente lo que él hubiese deseado para encabezar la reedición de mi libro.

Me dice además que como la editorial universitaria que él dirige acostumbra a pagar hono­rarios para todo trabajo realizado, quiere saber a dónde remitírtelos.

Yo, por saber que tu correspondencia sigue dirigida allá, le di la dirección de la Embajada de México en Paris.

Sé que, liberado de obligaciones que, a menudo, te quitaban tiempo, estás entregado nue­vamente a tu labor de creación. En realidad eso es lo que cuenta y queda y por ello te felicito.

Reciban tu mujer y tu un abrazo de

Alejo Carpentier

P.D. Según informaciones que he tenido, parece que sigues siendo el candidato mayor para el premio "Rómulo Gallegos". Sin jactarme de ello, te diré que, en cartas enviadas por mí a Ve­nezuela, he apoyado cálidamente la posibilidad de otorgar el premio a Terra Nostra.

 

 

 

Paris, le 28 Septembre 1977

Sr. Carlos THORNE

Los Gladiolos 420 Urbanización Aurora Miraflores.

LIMA. PERÚ.

Querido amigo:

Ante todo muchas gracias por las afectuosas líneas que me destina en el comenta­rio inicial de su carta acerca del veredicto del jurado del Premio "Rómulo Gallegos". Debo decirle que, sin embargo, creo que el premio ha sido -bien dado. La novela de Carlos Fuentes, lenta en su ritmo, difícil de leer, es, a mi juicio, sin embargo, una obra capital que habrá de leerse todavía dentro de veinte años como un acierto sin­gular de la producción literaria latinoamericana de estos tiempos.

Carlos Fuentes se ha atrevido, en Terra Nostra, habiendo nacido del lado de acá del océano, a emprender una empresa tan tremenda que ningún otro escritor espa­ñol de esta época ha tenido la audacia de acometer: meter en una novela sin tiempo, y sin embargo actual y de ayer, todos los elementos buenos y malos, grandiosos y sombríos, que contribuyeron a formar una cultura española que, para bien o para mal, nos ha tocado heredar, y que nos toca ahora ampliar y diversificar en distensión americana.

Hay, en su novela, capítulos antológicos como el de la entrada de los cadáveres al pudridero de El Escorial que es, creo yo, una de las páginas maestras de la literatura latinoamericana de este siglo.

En lo que se refiere a su invitación de ir a Lima, el año próximo, le digo que estoy enteramente de acuerdo. Una visión directa del Perú es algo que falta gravemente a mi visión totalizadora del continente. Por lo tanto, intercambiando cartas a comien­zos del año próximo, ajustaremos los detalles relativos a este viaje.

Reciba un fuerte abrazo de su amigo.

Alejo Carpentier

 

 

 

 

 

 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA

Esta pregunta es para comprobar que usted es un usuario humano.

Image CAPTCHA

Datos de Contacto

Presidencia e Investigación

Calle E #254 entre 11 y 13, Vedado, La Habana, Cuba CP 10400

Teléfonos: (+53) 7 832 7186, (+53) 7 833 4155, (+53) 7 833 4170, (+53) 7 835 0078

Promocional y Cultural

Empedrado No. 215 e/ Cuba y San Ignacio, Habana Vieja, Habana 1 CP. 10 100

Teléfonos: (+53) 7 861 3667, (+53) 7 861 5506