Moisés Simons en el alma musical de Cuba

El huracán de 1926 sembró miedo y desolación en La Habana; a su paso, provocó la muerte de varios centenares de personas, dañó innumerables edificaciones, incomunicó por tierra a la capital cubana e hizo colapsar sus servicios de agua, telefonía y electricidad.

Una parte del patrimonio cultural de la nación también fue víctima del potente evento hidrometeorológico, incluidas obras musicales de notables compositores, como Moisés Simons, quien hace 76 años pasó definitivamente a la inmortalidad.

El Centro de Desarrollo de la Música Cubana, en una investigación, especifica que las severas inundaciones asociadas al ciclón arrasaron una fábrica de rollos de pianola y, con ella, obras clásicas y de música popular compuestas por Simons, algunas inéditas o inconclusas.

Según consigna el estudio, las aguas se tragaron piezas como “El hilo de la vida (revista en dos actos) y La cueva de los mochuelos (revista), esta última (…) era una de sus mejores obras, pues había desarrollado en ella un estilo contrapuntístico y una fuga a cuatro voces que entonaba el coro masculino; dos obras dedicadas a la Orquesta Sinfónica de La Habana y un ballet dedicado al maestro Pedro Sanjuán, para la Orquesta Filarmónica”.

Aunque lo catapultó a la fama mundial el son-pregón El manisero, del que hizo una célebre interpretación Rita Montaner, la obra de este compositor, pianista y director de orquesta es muchísimo más abarcadora.

Como casi todos los genios en el ámbito de las artes, fue muy precoz en su desempeño. Con apenas cinco años de edad, su padre, profesor vasco de piano, lo adentró en el mundo de la música. A los nueve años, ya se desempeñaba como organista de la iglesia del barrio de Jesús María, en su Habana natal, y luego fue maestro de capilla de la iglesia de Nuestra Señora del Pilar.

Con 11 años, Simons dirigía compañías infantiles en el Teatro Martí. Poco después, cursó estudios de composición con Ignacio Tellería, Fernando Carnicer y Felipe Palau, y de contrapunto con José Maury Esteve, todo lo cual le propició una sólida formación técnica, apunta en su biografía la enciclopedia colaborativa cubana Ecured.

La misma fuente añade que, en 1906, ya contaba con una orquesta propia que amenizaba espectáculos de variedades en teatros habaneros, antes de dirigir la agrupación musical del parque de diversiones Tivolí, en Palatino.

El célebre músico no tardó en ingresar en la compañía de zarzuelas españolas del teatro Irijoa (luego nombrado Martí).

En su partitura de Toi c’est moi -considerada su máximo acierto-, se escuchan ingeniosos contrapuntos, efectos de sonoridad hábiles y novedosos, que hacen combinar flautines, cuerdas y percusión “en un movimiento dinámico de una fuerza rítmica irresistible”.

Una de sus tantas biografías señala que en 1912 creó su primera pieza teatral, la opereta Deuda de amor (con libreto de Fermín Samper), que estrenó en 1913 la compañía de la vedette mexicana Esperanza Iris en el habanero teatro Albisu, antes de presentar otras operetas, revistas y zarzuelas en los teatros Martí y Payret.

A principios de la década de 1920, dirigió la orquesta del hotel Plaza, al frente de la cual realizó algunas grabaciones acústicas. Fue director técnico de la Sociedad de Conciertos Típicos Cubanos y el primer director de orquesta que incorporó el ritmo de danzón a los conjuntos de jazz band, subraya el texto biográfico.

Simons legó unas 40 operetas y más de 100 partituras de disímiles géneros.

A su muerte, ocurrida el 28 de junio de 1945, Alejo Carpentier le dedicó una reseña que publicó en la revista habanera Carteles, en la que afirmó: “Con Moisés Simons pierde nuestra patria uno de sus mejores autores de música ligera. Pero nos deja, para perpetuar su memoria, muchas páginas que habrán de figurar, por siempre, en las recopilaciones antológicas de la música popular de Cuba”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Datos de Contacto

  • Calle E #254 entre 11 y 13, Vedado, La Habana, Cuba CP 10400

  • (+53) 7 832 7186, (+53) 7 833 4155, (+53) 7 833 4170, (+53) 7 835 0078

  • Empedrado No. 215 e/ Cuba y San Ignacio, Habana Vieja, Habana 1 CP. 10 100

  • (+53) 7 861 3667, (+53) 7 861 5506

Datos de Contacto

  • Calle E #254 entre 11 y 13, Vedado, La Habana, Cuba CP 10400

  • (+53) 7 832 7186, (+53) 7 833 4155, (+53) 7 833 4170, (+53) 7 835 0078

  • Empedrado No. 215 e/ Cuba y San Ignacio, Habana Vieja, Habana 1 CP. 10 100

  • (+53) 7 861 3667, (+53) 7 861 5506

Traducir »
LinkedIn
Share
Instagram
Telegram