La ciudad de las columnas

2015

La Habana se adelantó a las concepciones más revolucionarias del urbanismo. La penumbra de sus aceras interiores, que esas columnas preservan, compone un refugio cuando el sol o la lluvia la asaltan. Esa emoción, resucitada por el poder magistral de la escritura de Carpentier, pervive con la exuberancia del barroco sobre el barroco.