La bibliografía de El reino de este mundo a disposición de los lectores

Por Araceli García Carranza

 

En 1949 Alejo Carpentier, nuestro primer novelista publica en México, El reino de este mundo “uno de los libros más hermosos que nos ha llegado del Nuevo Continente” así lo aprecio Raymond Queneau en su Anthologie des jeunes aueurs. Desde su primera edición a cargo de la Editora y Distribuidora Iberoamericana, hasta nuestros días, esta novela ha sido publicada en 12 países en 18 idiomas.

 

La bibliografía activa o primaria da fe de ello, no sólo en libros sino en parte de algunos, y en publicaciones periódicas. El 2 de octubre de ese año Juan Liscano ya le dedica una crítica certera en el diario El Nacional de Caracas, Venezuela. Las primeras ediciones en otros idiomas fueron traducidas al francés y el inglés. Gallimard en París, lo publicó traducido por René L. F. Durand, y Alfred A. Knoph, en New York, en 1957, en inglés, traducida por Harriet de Onis. La bibliografía pasiva o crítica incluye valoraciones interpretativas, y describe citas sobre lo real maravilloso, y el realismo mágico así como su promoción y su utilización en el arte, especialmente en el teatro.

 

El reino de este mundo tuvo especial acogida en Francia donde fue seleccionado como el mejor libro del mes de agosto de 1954 por la Societè jeles Lecteurs y en 1955 Maurice Nadeau lo seleccionó entre los 25 libros más importantes publicados en este país, sin olvidar su apreciada presencia en los Rencontres Internationale de Genéve, Suiza, en 1954.

 

Su indiscutible teatralidad llevó esta novela a la escena del Grupo de Pantomima de Olga Flora y Ramón, en La Habana, en 1980; y en 1983 al Theater de Engelenbak, en Ámsterdam; y en Alemania en 1984; además mereció el III Taller de la Escuela Internacional de Teatro de América Latina y el Caribe, en Machurrucutu (Cuba) en 1990.

 

El prólogo de El reino de este mundo escrito por el propio novelista marcó un hito en la novela latinoamericana y dio a conocer su teoría de lo real maravilloso. En el confiesa que después de visitar el reino de Henri Christopher, en 1943, sintió el sortilegio de las tierras de Haití y explica cómo se acerca a lo maravilloso en la literatura y en la historia, especialmente por los hechos extraordinarios ocurridos en Santo Domingo. Carpentier deja que en su narración fluya lo maravilloso de la realidad y concluye con una decisiva e inesperada pregunta: “¿Pero qué es la historia de América toda sino una crónica de lo real maravilloso?”.

 

Grandeza y maestría caracterizaron a este novelista excepcional máximo artífice de la prosa castellana contemporánea quien supo elevar la historia a un rango poético porque todo lo que escribió lo hizo contando con la historia. Por eso su obra posee la calidad de lo verdadero y de lo vivo.

 

La Fundación que lleva su nombre festeja los 70 años de El reino de este mundo y propicia mediante el repertorio que se ofrece a continuación, la lectura y el estudio de esta novela inmensa.

 

La bibliografía de El reino de este mundo.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.