Interesante carta familiar de un primo segundo de Carpentier

Alejo Carpentier mantuvo una correspondencia con algunos miembros de su familia residentes en Francia, en particular con sus primos segundos Pierre y Paul Carpentier, hijos de René, que era nieto de Adolphe Carpentier, hermano de Georges, el padre de Alejo. Paul, autor de la siguiente misiva era, en el momento de redactarla, cirujano en el hospital de Hennebont, comuna del departamento de Morbihan en la región de Bretaña.

Adjunto a la carta se puede leer un documento fechado el 23 de octubre de 1805, esto es, como dice el remitente, dos días después de la batalla de Trafalgar, y fue realizado por un antepasado común, el Capitán de Navío Jean-Jacques-Étienne Lucas, al que Carpentier alude en su autobiografía inédita “Recuento de moradas”.

3.6.77

Mi querido Alejo,

Cuánto me ha malcriado usted con el envío de El reino de este mundo, otra bella novela, muy bella, que he “degustado” ¡como el néctar más delicado…! Pues es así como creo que deben leerse las obras de Alejo Carpentier: cuando contemplamos los cuadros de Vermeer, se observa, al acercarnos, que cada pincelada comprende centenares de punticos finamente cincelados; en su caso son las palabras y su ordenamiento los que provocan el encanto de la oración y de toda la obra.

Si se trata verdaderamente de su primera novela, habrá que decir que “el tanteo se convirtió en obra maestra” pues se percibe claramente que en ella ya se observa el germen de El siglo

Y además, ¿no se encuentra ya en ella la filosofía de que ninguna conmoción sirve de nada si no tiene por objetivo el mejoramiento del mundo? Fuera de eso… vanitas vanitatum!

También comprendo que esté muy decepcionado de los nueve décimos de la supuesta literatura de los demás escritores y que por ello se refugie en Montaigne y en Sófocles.

Sin embargo, mire este fragmento de una entrevista que le hicieron a un escritor chileno, Jeorge Edwards que leí en Le Figaro donde se habla de usted: “Pero ¿no hay escritores que se hayan sumado a la causa del régimen [cubano]? Por supuesto, empezando por Alejo Carpentier, que es muy talentoso.”

Me parece que esta opinión es especialmente valiosa, ya que procede de un adversario de dicho régimen, ¡nada proclive a los elogios!

Querido Alejo, espero que ande bien de salud, que haya mejorado de la garganta y que cuando le lea esta cartica a Lilia, aparezcan unas alas ¡que lo impulsen hasta Bretaña!

Le adjunto una copia del informe de Trafalgar que redactó nuestro antepasado dos días después de la batalla: el documento original, que poseo, es muy conmovedor, sobre todo cuando uno piensa que fue redactado en la embarcación inglesa, inmediatamente después de la batalla. ¿Y cómo se llamaba el navío? Switsure, esto es, el mismo nombre del barco en el que viaja Paulina Bonaparte (en la página 117 de El reino de este mundo). ¿Qué significa esta coincidencia? Es un misterio…

Hasta pronto, espero.

Un abrazo muy afectuoso,

Paul