El reino de este mundo

Es un libro escrito por Carpentier al regreso de un viaje a Haití, que le reveló la intensidad y la fuerza de un mundo americano, casi siempre maltratado o falseado por los frívolos visitantes o por reporteros ávidos de sensacionalismo. En ese ambiente, el autor halló ciertas constantes americanas que luego habría de comprobar en viajes al Alto Orinoco y a la Gran Sabana de Venezuela. Entre esas constantes está lo que podría calificarse de presencia del potencial mítico. Y como prueba desfilan en el extraño relato, los personajes absolutamente verídicos, y sin embargo prodigiosos, situados al borde de los fantástico, del taumaturgo Mackandal, precursor de sublevaciones; del jamaiquino Bouckman, del rey Henri Christophe, del capuchino Cornejo Breille, del camarero Solimán, de paulina Bonaparte en su aventura dominicana, metidos todos en las escenografías ofrecidas al autor por los lugares muy reales del Palacio de Sans-Souci, de la Ciudad del Cabo, Santiago de Cuba, el Mar de las Antillas, la Isla de la Tortuga, la Roma ochocentista y la Ciudadela La Ferrière.