Crónicas del regreso

Tras regresar a Cuba en 1939, después de once años de estancia europea, Carpentier trabaja asiduamente con el periódico habanero Tiempo. Allí ejerció muy variadas funciones, desde la dirección técnica hasta la redacción de sueltos, durante diez meses, entre noviembre de 1940 y agosto de 1941. Algunas de sus colaboraciones, que incluían crónicas y reportajes, pueden considerarse entre las mejores muestras del quehacer periodístico del novelista. También en ellas se encuentran indicios, anticipaciones de futuras páginas de varias de sus novelas.