Amistad epistolar; libro analiza cartas de Alejo Carpentier

Adolfo Castañón analiza la correspondencia que mantuvieron durante 25 años el famoso escritor cubano y el editor legendario

Virginia Bautista | 30-05-2021

lustración: Jesús Sánchez

CIUDAD DE MÉXICO.

Una amistad entre libros y proyectos editoriales. Así define el narrador y ensayista Adolfo Castañón la correspondencia que el editor argentino Arnaldo Orfila (1897-1998) y el escritor cubano de origen suizo Alejo Carpentier (1904-1980) sostuvieron durante 25 años, en la que advierte “un insustituible valor literario y humano”.

Las 184 cartas, mensajes, telegramas y documentos que intercambiaron el legendario director del Fondo de Cultura Económica (FCE) y fundador de la editorial Siglo XXI y el famoso autor de El siglo de las luces y El recurso del método son reunidas y anotadas en el libro Correspondencia. Orfila-Carpentier: 1955-1980, de reciente publicación.

El tejido que urde este intercambio único tiene varias facetas”, comenta Castañón en entrevista con Excélsior. “Por un lado, vemos al novelista que pide informes, propone proyectos, plantea problemas relacionados con las obras previamente publicadas por otros sellos, solicita ayuda, nombra al editor como su representante, entrega manuscritos, los corrige y cuida su edición hasta grados insospechados de detalle.

Y, por el otro, se observa al editor profesional que fue Orfila atendiendo a Carpentier, primero en el FCE y luego, al salir de esta casa, plantearle al cubano la edición de una de sus obras, El recurso del método, y después Concierto barroco, El arpa y la sombra y La consagración de la primavera, en Siglo XXI Editores”, explica.

El Premio Nacional de Artes y Literatura 2020 destaca que “es una correspondencia con un insustituible valor literario y humano, pues Carpentier no sólo nombrará a Orfila como su apoderado editorial, sino que tendrá en él a un confidente y un amigo, a un lector en el sentido más poderoso de la palabra”.

Detalla que la mayoría de los textos están escritos en Ciudad de México, La Habana, París y Madrid y se encuentran bien conservados. “Son cartas en hojas blancas, escritas a máquina, telegramas, recados en diversos papeles, algunos manuscritos y otros en papel membretado, unos con tinta, casi ninguno a color; los de Carpentier a Orfila tienen pasajes subrayados”.

El también poeta y crítico literario agrega que en esta correspondencia, cuyo registro arranca el 14 de julio de 1955 en Caracas y termina el 10 de febrero de 1980 en París, se puede ver a Orfila desenredando los nudos que ataban a Carpentier con la Compañía General de Ediciones para que, al final, Siglo XXI pudiera editar toda su obra.

“El compromiso de Arnaldo con la consolidación de su catálogo a través de la obra de Carpentier y el de éste con su propia obra son el alma de este intercambio ejemplar, en el cual se dibuja al trasluz la historia de América y del mundo.

“El cuarto de siglo que abarca coincide con el surgimiento y la consolidación cubana y el nacimiento del llamado Boom de la literatura latinoamericana, del cual Alejo es a la vez un personaje central y periférico, pues su obra empezó a escribirse antes”, indica.

El académico de la lengua añade que la relación entre Orfila y Carpentier estuvo determinada por la amistad. “Hay un momento en que el escritor le dice al editor que se están escribiendo todos los días ‘como los enamorados’. En verdad se llegaron a escribir más de dos veces al día. Esa sincronía traduce el hecho de que estaban pensando en lo mismo. Esa ‘mismidad’ es la de una devoradora pasión alimentada y sostenida por la obra literaria”.

Castañón señala que parte de esta tarea editorial, que se prolongó a lo largo de cuatro años, fue “armar la secuencia, pues los documentos no estaban ordenados y primero hubo que identificar el lugar que les correspondía en la cadena epistolar; algunos textos no estaban fechados, pero por el contexto resultaba relativamente sencillo ubicarlos”.

Concluye que “una correspondencia no es un libro que ya esté hecho y que sólo sea necesario anotar: hay que reconstruir el orden y ponderar su importancia”.

Finalmente, el estudioso adelanta que, del archivo de Orfila que alberga Siglo XXI, faltan por publicar en formato de libro las cartas que el editor intercambió con el filósofo español José Gaos (1900-1969), “que son muy interesantes, y las pocas, a mi parecer menos interesantes, que sostuvo con el escritor argentino Julio Cortázar (1914-1984)”.

VOCACIONES

Para Arnaldo Orfila, la vocación como editor era inseparable del oficio de escribir cartas. Iba dando cuenta de sus lecturas, de las posibilidades de la lectura y de las dificultades que enfrenta el mundo del libro en América, en particular en relación con la práctica desleal de la piratería”, afirma Adolfo Castañón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Datos de Contacto

  • Calle E #254 entre 11 y 13, Vedado, La Habana, Cuba CP 10400

  • (+53) 7 832 7186, (+53) 7 833 4155, (+53) 7 833 4170, (+53) 7 835 0078

  • Empedrado No. 215 e/ Cuba y San Ignacio, Habana Vieja, Habana 1 CP. 10 100

  • (+53) 7 861 3667, (+53) 7 861 5506

Datos de Contacto

  • Calle E #254 entre 11 y 13, Vedado, La Habana, Cuba CP 10400

  • (+53) 7 832 7186, (+53) 7 833 4155, (+53) 7 833 4170, (+53) 7 835 0078

  • Empedrado No. 215 e/ Cuba y San Ignacio, Habana Vieja, Habana 1 CP. 10 100

  • (+53) 7 861 3667, (+53) 7 861 5506

Traducir »
LinkedIn
Share
Instagram
Telegram